La representación directa y sus presupuestos

2.1.Concepto y requisitos

Identificada la representación directa con la "verdadera representación", los presupuestos básicos de la figura radican en la coexistencia de tres datos básicos:

  1. La actuación en nombre ajeno: consiste semejante requisito en la necesidad de que el representante se presente ante los terceros como persona que actúa en nombre de otra (ej. el representante acredita su condición de tal mediante la exhibición de un poder notarial).
  2. La actuación por cuenta ajena: requisito en cuya virtud la actuación del representante debe encontrarse presidida por la idea de defender los intereses y las expectativas negociales del representado. Tal requisito no sólo está presente en la representación directa, sino también en los demás supuestos de representación.
  3. Existencia de apoderamiento: semejante presupuesto es igualmente aplicable a todas las categorías de actuación representativa.

2.2.Ámbito de la representación: la exclusión de la esfera personalísima

La generalización de la dogmática alemana y el hecho de que el BGB adscriba la temática de la representación a "la emisión de declaraciones de voluntad" ha traído consigo que la mayor parte de la doctrina considere que la actuación representativa tiene su ámbito natural y propio exclusivamente en relación con los negocios jurídicos.

En nuestro Código, el art. 439 establece que la adquisición de la posesión (acto de carácter material) puede realizarse "por la misma persona que va a disfrutarla, por su representante legal, por su mandatario…". La doctrina española, de forma mayoritaria, niega que en el citado artículo puedan verse indicios de verdadera representación".

Sin embargo, el CC leído a través del BGB parece compatible. El parecer de F. de Castro, sí parece asumible: "…el ámbito de la representación es muy amplio en Derecho español; comprende todo el campo de la autonomía de la voluntad, entendida ésta en su sentido más general; es decir, comprendiendo la celebración de negocios jurídicos, realización de actos jurídicos no negociales, ejercicio de derechos y facultades; siempre que no tengan carácter de personalísimos".