Actio in factum

Las acciones con "formulae in factum conceptae" se contraponen a las acciones con "formulae in ius conceptae". Fueron creadas por el Pretor en la primera mitad del siglo primero para sancionar distintas formas de comportamiento doloso. Hay en ellas un hecho doloso que sirve de base para la protección procesal otorgada por el Pretor a falta de una protección procesal otorgada por el derecho civil.

Las acciones in factum se empezaron creando puntualmente: para hacer frente a los nuevos casos que iban surgiendo (acciones decretales). Pero, una vez admitidas, muchas figuraron ya con carácter general en el edicto del Pretor (acciones edictales).

Un supuesto particular de "actio in factum" es el caso de quien espanta a una manada de toros y con ello da lugar a que unos ladrones se los apropien. No procede propiamente la "acción de la Ley Aquilia" para exigir la reparación del daño patrimonial causado al dueño de los toros por quien los espantó; pero procede una "actio in factum ad exemplum legis Aquiliae".