×
Foro jurídico de discusión online (25 Jun 2019)

Este foro te permite interactuar con tus compañeros para discutir temas, plantear dudas, opinar, o compartir información. También es el medio para crear amistades y establecer contactos y equipos de trabajo. Se breve y amable, si necesitas agregar más información insértala como archivo adjunto. Si eres estudiante avanzado, recién titulado, o Abogado, aprovecha la oportunidad de poner a prueba tus conocimientos y adquirir destreza jurídica,... involúcrate y deja tu huella!

Solución Examen Asesoría Jurídico Laboral - Máster Acceso Abogacía 2019

04 May 2019 01:24 #338 por Andrea
Caracterización del derecho deber a la formación permanente. Página 127 del libro
El art. 16 RD 1331/2006 regula el derecho/deber de formación permanente. Este precepto desarrolla las previones del art. 5 del mismo texto legal.
El primer apartado estipula que "los abogados tienen el derecho y el deber de obtener la formación continua necesaria para mantener un nivel adecuado de capacitación técnica y profesional en el ejercicio de su profesión y con ello prestar un mejor servicio a los clientes, y los titulares de los despachos tienen la obligación de proporcionar o de facilitar la indicada formación a los abogados".
Esta caracterización permite diferenciar tres aspectos: su dimensión temporal, su dimensión funcional y la delimitación de la posición del empresario con relación, singularmente, a la satisfacción del derecho.
En cuanto a su dimensión temporal, nos encontramos ante un derecho/deber de exigencia y cumplimiento continuo, esto es exigible durante toda la relación laboral.
En cuanto a su dimensión funcional, el art. 16,.1 dispone que la formación será la necesaria para "mantener un nivel adecuado de capacitación técnica y profesional (...) y con ello prestar un mejor servicio para los clientes".
Por último, resulta indispensable delimitar cuál es la posición del empresario, sobre todo, con relación al cumplimiento del derecho de formación permanente del Abogado. A este respecto, el art. 5 RD 1331/2006 señala que el Abogado ostenta el derecho respecto del despacho para el que preste servicios por cuenta ajena a "recibir durante el desarrollo de la relación laboral la formación necesaria para mantener un nivel adecuado de capacitación técnica y profesional (...)". Mientras que el art. 16 dispone que "los titulares de los despachos tienen la obligación de proporcionar o de facilitar la indicada formación a los abogados".
En suma, según el RD 1331/2006 el Abogado tiene derecho a recibir y el titular del despacho tiene la obligación de proporcionar o de facilitar. Conviene advertir que el art. 16.1 de la misma norma, flexibiliza el entendimiento de dicho deber formativo, de tal forma que al trabajador se le reconoce el derecho a disfrutar de determinados permisos formativos retribuidos o no.

El pacto de no competencia post contractual. Página 177 del libro
El pacto de no competencia poscontractual regulado en el art. 21.2 TRLET puede también celebrarse en la relación laboral especial de los Abogados (art. 12 RD 1331/2006). Hay que destacar que en ningún caso cabe imponer, en virtud del pacto, una limitación general del ejercicio de la profesión de Abogado, ni una exclusión de campos o especialidades del Derecho. Su alcance sólo podrá referirse a la imposición de restricciones o limitaciones respecto a futuras actuaciones profesionales del Abogado en relación a los clientes del despacho o con asuntos en los que hubiera intervenido durante su vinculación contractual con el mismo. Sólo en caso de pacto expreso al respecto, dichas limitaciones o restricciones afectan a los clientes aportados por el Abogado al despacho al inicio de su relación profesional.
El RD presta atención a las relaciones con los clientes pero olvida un tema importante: la limitación de "ofertas" dirigidas a otros Abogados del despacho, para su captación con vistas al nuevo despacho de prestación de servicios del Abogado o a su ejercicio profesional por cuenta propia. Cabe la duda de si pactos en este sentido están vedados, por prevalecer la tutela de la libertad profesional de los afectados, o si, en todo caso, resultasen posibles en virtud de la libertad contractual, generando consecuencias indemnizatorias por su incumplimiento, aunque no restricciones a la libertad profesional de los Abogados.
El pacto puede suscribirse en cualquier momento, al comienzo de la relación laboral, durante su vigencia o en el momento de su extinción. Su duración máxima es de 2 años desde la finalización del contrato y debe implicar una compensación económica "adecuada" por las restricciones impuestas. La compensación debe abarcar, si se pacta, las restricciones relativas a la clientela aportada por el Abogado al inicio de la relación laboral. En este caso, aunque el RD no lo exige, y a la vista de lo dispuesto en su art. 13, es aconsejable distinguir la compensación económica correspondiente a las restricciones relativas a los clientes del despacho de la correspondiente a los clientes aportados al mismo por el Abogado.

La exclusividad de la prestación. Página 172 del libro
La regla de la prestación por cuenta ajena de la actividad del Abogado es la de la exclusividad (art. 10 RD 1331/2006). Sólo cuando se contrate a tiempo parcial o cuando se pacte expresamente lo contrario, dicha regla deja de ser operativa. Ésta es una especialidad en relación con el régimen laboral común, en el que la libertad de trabajar prevalece, y la prestación para otro u otros empresarios sólo resulta prohibida si se pacta expresamente la "plena dedicación".
La exclusividad comporta que no podrá ejercerse, fuera del despacho, actividad profesional de Abogado, ni por cuenta propia ni por cuenta ajena (de otros despachos o entidades -públicas o privadas-). Sólo si se pacta expresamente, la prohibición alcanzará a cualquier otra actividad profesional. La exclusividad que se presume es pues la actividad como Abogado. Así, la preocupación del regulador se dirige a la exclusiva dedicación al despacho, a la exclusiva prestación para el mismo de la actividad profesional de Abogado, sin que se impida, en principio, el desarrollo de actividades profesionales distintas.
Los Abogados tendrán, por su exclusividad, derecho a percibir una compensación económica adecuada, que se determinará en convenio colectivo o, en su caso en contrato individual de trabajo.
Sin embargo, si la regla es la libertad de trabajo, y sólo excepcionalmente, si se pacta expresamente, cabe la "plena dedicación", que impide prestaciones profesionales para otros empresarios, entra dentro de la lógica que se exija que se pacte por ello una compensación económica (que en este caso ha de ser "expresa"). Pero si la regla es la exclusividad, no se ve qué sentido tiene exigir que se pacte dicha compensación económica. La retribución del Abogado ya se fija teniendo en cuenta la exclusividad que su contratación por el despacho comporta. Probablemente, en los contratos de trabajo, a falta de convenios colectivos, se procederá a una identificación formal de esta compensación económica (que no se exige que sea expresa), lo que puede generar litigios y dificultades interpretativas. En todo caso, en la estructura retributiva de los Abogados convendrá que se prevea una partida que compense la exclusiva dedicación, ya que pueden plantear dudas los pactos de retribución global, en los que se indique que queda incluida la compensación por exclusividad.
Lo que sí resulta inaplicable es la previsión del art. 21.3 TRLET, en virtud del cual el trabajador puede renunciar a la compensación económica y liberarse de la exclusividad, recuperando así su libertad de trabajo, pues siendo en este caso la exclusividad la regla, no cabe esa liberación unilateral de la misma por parte del trabajador.
Por otra parte, la exclusividad es compatible con algunas actividades (art. 10.3): - con las actuaciones derivadas del turno de oficio; - con las que se refieran a los familliares del Abogado, - y con las que por imperativo legal deba realizar. Asimismo, resultan compatibles las actividades docentes, las representativas y las de similar naturaleza (ej. investigación).
Por último, el RD prevé la posibilidad de ejercicio simultáneo de la profesión por cuenta propia y por cuenta ajena. Si se pacta en el contrato de trabajo, el Abogado podrá tener sus propios clientes y compatibilizar, en las condiciones que se fijen en el contrato, la atención a los mismos, y el cobro de los honorarios correspondientes, con la actividad por cuenta del despacho. La compatibillidad no puede, en ningún caso, dar lugar a conflictos de intereses ni interferir el cumplimiento de las obligaciones asumidas con el despacho.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

12 Feb 2020 04:01 #349 por mma
Muchas gracias Andrea, solo una pregunta, es de 2019/20 este examen

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

05 Mar 2020 04:56 #350 por Andrea
Corresponde al año 2019.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.