22.6. La adopción internacional

La Ley 54/2007 de Adopción Internacional, sin duda es una ley bien intencionada pero se echa en falta un desarrollo reglamentario para su puesta en ejecución. El éxito de la Ley, más que dudoso, ha sido inexistente y en cierto sentido ha provocado, al igual que otras leyes homólogas de los países occidentales, un efecto bumerán de cierre de las adopciones en numerosos países africanos, asiáticos, suramericanos y euro-orientales, que al parecer están haciendo descender las cifras de adopciones internacionales a cifras más bajas incluso que la última estadística conocida.