13.3. La verdad y el método: la hermenéutica no es sólo un método

La noción de verdad (hermenéutica) hace referencia al aspecto ontológico, es decir, a aquel que se pregunta por el ser real de las cosas. La hermenéutica sostiene que ninguna forma de conocimiento se da con abstracción de su referente histórico: siempre es un sujeto histórico inmerso en tradiciones, formas culturales, prejuicios, etc., el que comprende, y comprende a partir de todos ellos.

La noción de método hace referencia al aspecto epistemológico o explicativo, es decir, al modo que permitiría conocer esa relación fundamental de pertenencia a la experiencia. En este sentido, la hermenéutica no rechaza el método, ni el conocimiento científico, sino sólo la pretensión de reducir toda verdad a un proceso de conocimiento y, en concreto, al basado en el método científico- tecnológico.

Para el correcto entendimiento de la hermenéutica conviene detallar los términos explicar y comprender:

  • por un lado, la explicación designaba la tesis de la no diferenciación, de la continuidad epistemológica entre las ciencias de la naturaleza y las ciencias del hombre, así como la supeditación de estas últimas a las primeras;
  • por otro, el término comprensión vindicaba la irreductibilidad y especificidad de las ciencias del hombre.

Representaban, en consecuencia, dos modos incompatibles de inteligibilidad:

  • por una lado, la explicación encontraba su campo paradigmático de aplicación en las ciencias naturales.
  • por otro, la comprensión encontraba su campo paradigmático de aplicación en las llamadas "ciencias" humanas y su criterio "científico", es decir, quedaba reducido al conocimiento de la experiencia de otros sujetos.