24.2. El objeto de los negocios jurídicos

En nuestro Derecho, los contratos deben tener un objeto, los demás actos, pactos y acuerdos que, por asentarse en una declaración de voluntad con efectos jurídicos, se engloban bajo el concepto de negocio jurídico no requieren el deslinde de semejante elemento objetivo.