20.4. Clases de cosas en relación con sus partes o con otras cosas

Es común considerar que, atendiendo a los componentes internos de las cosas, deba distinguirse entre las cosas simples y las cosas compuestas, así como contemplar la problemática especial que plantean determinados conjuntos de cosas, pese a la individualidad propia de todas y cada una de las cosas que los componen.

4.1. Cosas simples y compuestas

Cosas simples son aquellas que, una vez formadas (natural o artificialmente) traen consigo una unidad inescindible, dada la imposibilidad de fragmentar los diversos elementos de la cosa sin provocar de forma simultánea la destrucción de la propia cosa simple (una hoja de papel, un pan).

Las cosas compuestas se caracterizan por estar formadas por la adición de una serie de cosas simples cuya unión persigue conseguir una determinada función, pero que son susceptibles de separación (automóvil).

Nuestro CC desconoce la división entre cosas simples y compuestas. En términos prácticos, las cuestiones que pudieran resolverse en base a esta clasificación exigen recurrir a la distinción entre cosas divisibles e indivisibles, que sí encuentra fundamento en nuestro sistema normativo. Por tanto, es necesario concluir que la distinción ahora expuesta es intrascendente para el Derecho y que, en consecuencia, debe ser abandonada.

4.2. Las universalidades de cosas

En determinadas ocasiones, es útil considerar agrupadas un conjunto plural de cosas para facilitar su consideración como objeto de derecho. Por ejemplo, cuando se vende una biblioteca o una colección filatélica.

A tales conjuntos se les denomina universalidades, precisamente para evidenciar que funcionan en el tráfico como un todo, que exige reglas distintas y propias de las que se aplicarían en el caso de considerar una a una las distintas cosas que la integran.


 

¿Planificando las vacaciones?

Areascamper