Evolución del sistema bancario de los EEUU

Para entender completamente el sistema bancario de los EEUU, es útil entender cómo y por qué fue creado.

5.1.Las crisis de la banca estadounidense a principios del siglo XX

La creación del sistema de la Reserva Federal en 1913, marcó la rea moderna de banca estadounidense. El sistema suponía una mejora respecto al periodo anterior, en el que los bancos emitían sus propios billetes sin uniformidad y sin regulación, el régimen de la banca nacional padeció numerosas quiebras de bancos e importantes crisis financieras, al menos una por década, y muy frecuentemente dos.

El principal problema, era que la oferta monetaria no respondía con suficiente rapidez: se hacía difícil trasladar la moneda de un lugar a otro del país para responder rápidamente a los cambios económicos locales. Los rumores de que un banco no tenía efectivo suficiente para satisfacer las demandas de reintegros de sus clientes causaban rápidamente un pánico bancario. Como respuesta a ese problema, los banqueros de algunas ciudades unieron recursos para crear cámaras de compensación locales que garantizasen conjuntamente los pasivos de sus miembros en caso de pánico, y algunos gobiernos estatales, empezaron a ofrecer seguros para los depósitos de sus bancos.

Las causas de la crisis de 1907 fue parecida a la del 2008. El pánico del 1907 empezó en Nueva York, pero sus consecuencias arrasaron todo el país, durante cuatro años.

La crisis surgió en unas instituciones denominadas trusts, instituciones parecidas a los bancos que aceptaban depósitos, pero cuyo propósito inicial era gestionar las herencias y las propiedades de clientes ricos.

Sin embargo, a causa del fuerte crecimiento económico de la primera década del siglo XX, los trusts empezaron a especular con suelo inmobiliario y con acciones, áreas especulativas que los bancos nacionales tenían prohibido. Al estar menos regulados que los bancos, los trust, podían pagar a sus depositantes intereses más altos. Los trust crecieron rápidamente. En 1907, el volumen de los trust, era tan grande, como el total de los bancos nacionales.

El pánico de 1907 empezó con la quiebra del Knickerbocker Trust, un enorme trust de Nueva York. Rápidamente, otros trust se vieron sometidos a presiones, y empezaron a formarse largas colas de depositantes asustados que querían recuperar su dinero. La cámara de Nueva York, no quiso apoyar a los trust concediéndoles créditos. En solo dos días, los doce trusts más importantes se habían hundido. Los mercados se congelaron y la bolsa cayó espectacularmente, y la confianza empresarial se evaporó.

El banquero J. P. Morgan decidió arrimar el hombro y acabó con el pánico; trabajo junto con otros banqueros, y con el secretario del Tesoro, para reforzar las reservas de los bancos y trusts de modo que pudieran resistir la intensidad de las retiradas de depósitos. Empezó una recesión que duro cuatro años.

5.2.La respuesta a la crisis bancaria: la creación de la Reserva Federal

La crisis bancaria y el papel sin precedentes de J. P. Morgan impulsó a las autoridades a reformar la banca. En 1913 se elimino el sistema de bancos nacionales, se creo la Reserva Federal, y se centralizo el control de las reservas bancarias. Además se otorgó a la Reserva Federal el derecho exclusivo a emitir dinero para que la oferta monetaria fuera más rápidamente flexible a la necesidades de la economía en todo el país. La caída de las materias primas afectó de forma dura a los granjeros, precipitando una serie de pánicos bancarios en 1930, 1931 y 1933.

En 1932 se creó la Corporación para la Reconstrucción Financiera, y en 1932 se aprobó la ley Glass-Stagll, que creaba un seguro federal para los depósitos y que aumentaban las posibilidades de los bancos a obtener créditos de la Reserva Federal.

En 1933, tomó posesión el presidente Roosevelt, quien declaró unas vacaciones bancarias, cerrados todos los bancos, hasta que los reguladores pudieran controlar todos los bancos.

En marzo de 1933 se adoptaron medidas de emergencia que dieron a la CRF poderes extraordinarios para estructurar a la banca, aportando capital a los bancos. Se cerraron los bancos inviables y recapitalizaron los viables. La CRF presto a los bancos más de 32000 millones de dolares.

Las acciones de la CRF estabilizaron el sector era necesario una nueva legislación que evitara nuevas crisis bancarias.

La ley de Glass-Steagall de 1933 separaba los bancos en dos categorías:

  1. Bancos comerciales: aceptan depósitos y tienen garantía de depósitos
  2. Bancos de inversión: operan con activos financieros y no tienen la cobertura del fondo de garantía de depósitos

Estas medidas tuvieron mucho éxito y los Estados Unidos disfrutaron de un largo periodo de estabilidad bancaria.

5.3.La crisis de las cajas de ahorros de la década de 1980

En el sector financiero estaba también las cajas de ahorros, que captaban el ahorro de los consumidores y concedían prestamos hipotecarios a largo plazo concedidos a las viviendas. Las cajas estaban cubiertas por la garantía del estado.

Para mejorar la situación competitiva de las cajas frente a los bancos, el Congreso suavizó la regulación permitiendo que las cajas además de las hipotecas a largo plazo, hicieran inversiones de más riesgo. En 1970 y 1980, las cajas se implicaron en créditos inmobiliarios extremadamente arriesgados. Además se extendió la corrupción cuando algunos directivos usaron las cajas como si fueran se hucha particular.

Pero en la década de los 1970 y primeros del 80, la intervención política del Congreso mantuvo las cajas abiertas insolventes mientras que un banco en una situación comparable, habría sido cerrado. A principios de los 80 había quebrado un gran número de cajas. Puestos que las cuentas estaban cubiertas por el seguro de los depósitos, sus pasivos se convirtieron en pasivos del gobierno federal, y hubo que pagar a los depositantes con dinero de los contribuyentes. Entre 1986 y 1995, el gobierno cerró más de 1000 mil cajas quebradas.

5.4.Regreso al futuro: la crisis financiera de 2008

Esta crisis tiene muchas cosas en común, como el pánico de 1907 y la crisis de las cajas.

A)Long-Term Capital (Mis) Management

Creado en 1994 LTCM, era un fondo de cobertura, un consorcio privado de inversiones abierto solo a individuos e instituciones de gran riqueza. Los fondo de cobertura no están regulados, lo que les permite hacer inversiones arriesgadas. Utilizando un apalancamiento masivo, es decir, dinero prestado, para aumentar sus rendimientos, LTCM utilizaba sofisticados modelos informáticos para ganar dinero aprovechando las pequeñas diferencias entre los valores de los activos en los mercados financieros globales, comprando a un precio bajo y vendiendo a un precio alto. En un año, LTCM obtuvo unos beneficios del 40%.

Sin embargo los modelos informáticos de LTCM, no había tenido en cuenta una serie de crisis financieras en Asia y Rusia en 1997 y 1998. Cuando los mercados mundiales se desplomaron y los inversores de LTCM, asustados, intentaron recuperar sus fondos, las pérdidas de LTCM aumentaron. Sus operaciones colapsaron rápidamente, porque no pudo conseguir nuevos créditos y el resto de operadores rechazaron hacer negocios con el.

La Reserva Federal se dio cuenta de que permitir a LTCM vender sus activos a precios influidos por el pánico ponía en riesgo a todo el sistema financiero a través del efecto-balance es la reducción del valor neto de una empresa debida a la caída de los precios de sus activos. Esto a su vez provocaría más ventas de activos a medida que los deudores intentarán conseguir efectivo para devolver sus créditos, nuevas suspensiones de pagos y nuevas ejecuciones de créditos, creando un círculo vicioso de desapalancamiento.

El Banco de la Reserva Federal organizó un rescate en 1998 de LTCM. A rápida intervención de la Reserva Federal, impidió que la caída de LTCM, se contagiara. Todos sus inversores desaparecieron.

B)Las hipotecas de alto riesgo ("subprime") y la burbuja inmobiliaria

Tras la crisis de LTCM, los bancos se estabilizaron, hasta que surgió una nueva crisis en 2003.

La historia empieza con bajos tipos de interés, en 2003. Estos tipos de interés, provocaron el auge inmobiliario, que saco a la economía estadounidense de la recesión.

Tradicionalmente, se dan créditos a una persona para comprar una vivienda, si podía demostrar que tenía ingresos para pagar la hipoteca. Los créditos hipotecarios a personas que no cumplen los requisitos habituales para conceder un crédito, llamados créditos de alto riesgo o “créditos subprime”, eran una pequeña parte del crédito total. Pero con el auge de 2003 a 2006, los créditos subprime empezaron a parecer una apuesta segura. Puesto que los precios de las viviendas seguían subiendo, los prestatarios que no podían hacer frente a su hipoteca, siempre podían cancelarla vendiendo su vivienda. Como consecuencia los créditos subprime se dispararon.

Este tipo de crédito, lo hacían “agentes de crédito”, que rápidamente vendían su hipoteca a otros inversores. Estas ventas eran posibles a un proceso denominado titulización: las instituciones financieras agrupaban un conjunto de hipotecas en un fondo y vendían participaciones en las rentas generadas por ese fondo. Esas participaciones se consideraban seguras, porque era inverosímil que un número importante de compradores de vivienda dejasen de pagar sus hipotecas al mismo tiempo.

Y eso fue lo que pasó. Los precios de las viviendas empezaron a caer a finales de 2006, y muchos prestatarios subprime no pudieron seguir pagando las mensualidades, ni pudieron vender sus casas, por un importe suficiente para cancelar la hipoteca. Gran parte de esos activos, estaban en manos de bancos y de instituciones financieras.

C)La crisis y la respuesta

El hundimiento de la confianza, y las pérdidas sufridas por las empresas provocó un ciclo de desapalancamiento y una contracción del crédito en el conjunto de la economía.

A partir de 2007, la Reserva Federal puso en marcha una serie de medidas para aportar liquidez al sistema financiero, prestando fondos a una amplia gama de instituciones y comprando deuda del sector privado.

En 2008 las autoridades decidieron la quiebra de Lehman Brothers, el pánico se extendió por los mercados financieros.

En 2010, el sistema financiero parecía haberse estabilizado, y las principales instituciones habían devuelto gran parte del dinero que el gobierno federal les había inyectado durante la crisis.

La crisis del 2008 dio lugar a cambios de la regulación bancaria, entre los que destaca la ley Dod-Frank de reforma de la regulación financiera, promulgada en 2010.