Qué es la OEA

La Organización de Estados Americanos es una organización internacional formada por 35 Estados americanos creada el 30 de abril de 1948, que promueve el diálogo entre sus integrantes con el fin de ser un foro político de toma de decisiones para la integración de América.

Antecedentes

Los antecedentes de la Organización de Estados Americanos hay que entroncarlos en el fenómeno político del panamericanismo.

El fenómeno del panamericanismo y los inicios de los movimientos de independencia en Iberoamérica corren avatares paralelos.

Hito importantísimo en la evolución que había de conducir a la OEA es el dado en la Reunión de Chapultepec de la Conferencia Interamericana sobre problemas de la guerra y de la paz de 1945.

A la vista de las situaciones políticas y económicas que se produjeron posteriormente y los fallos que la práctica y el tiempo demostraron tenía el sistema institucionalizado en Bogotá, el Consejo de la OEA convocó en 1965 la II Conferencia Interamericana Extraordinaria.

El deseo de continuo perfeccionamiento de la Organización, así como adaptarla a las realidades sociales, ha inspirado tres posteriores reformas de la Carta de la OEA.

Posteriormente se han aprobado dos protocolos de reforma.

Fines

La Organización descansa sobre unos principios que se contienen en el art. 3 de la Carta de la OEA doblemente reformada y que son literalmente los siguientes:

  1. El Derecho internacional es norma de conducta de los Estados en sus relaciones recíprocas.
  2. El orden internacional está esencialmente constituido por el respeto a la personalidad, soberanía e independencia de los Estados y por el fiel cumplimiento de las obligaciones emanadas en los tratados y otras fuentes del Derecho internacional.
  3. La buena fe debe regir las relaciones de los Estados entre si.
  4. La solidaridad de los Estados Americanos y los altos fines que con ella se persiguen, requieren la organización política de los mismos sobre la base del ejercicio efectivo de la democracia representativa.
  5. Todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, sus sistema político, económico y social, y a organizarse en la forma que más de convenga, y tiene el deber de no intervenir en los asuntos de otro Estado. Con sujeción a lo arriba dispuesto, los Estados Americanos cooperarán ampliamente entre si y con independencia de la naturaleza de sus sistemas políticos, económicos y sociales.
  6. La eliminación de la pobreza critica es parte esencial de la promoción y consolidación de la democracia representativa y constituye responsabilidad común y compartida de los Estados americanos.
  7. Los Estados americanos condenan la guerra de agresión: la victoria no da derechos.
  8. La agresión a un Estado americano constituye una agresión a todos los demás Estados americanos.
  9. Las controversias de carácter internacional que surjan entre dos o más Estados americanos deben ser resueltas por medio de procedimientos pacíficos.
  10. La justicia y la seguridad sociales son bases de una paz duradera.
  11. La cooperación económica es esencial para el bienestar y la prosperidad comunes de los pueblos del Continente.
  12. Los Estados americanos proclaman los derechos fundamentales de la persona humana sin distinción de raza, nacionalidad, credo o sexo.
  13. La unidad espiritual del Continente se basa en el respeto de la personalidad cultural de los países americanos y demanda su estrecha cooperación en las altas finalidades de la cultura humana.
  14. La educación de los pueblos debe orientarse hacia la justicia, la libertad y la paz.

En el art. 2 de la Carta de la OEA, después de las reformas recogidas, se determinan cuáles son los propósitos de la Organización:

  1. Afianzar la paz y la seguridad del Continente.
  2. Promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención.
  3. Prevenir las posibles causas de dificultades y asegurar la solución pacífica de las controversias que surjan entre los Estados miembros.
  4. Organizar la acción solidaria de éstos en caso de agresión.
  5. Procurar la solución de los problemas políticos, jurídicos y económicos que se susciten entre ellos.
  6. Promover, por medio de la acción cooperativa, su desarrollo económico, social y cultural.
  7. Erradicar la pobreza crítica, que constituye un obstáculo al pleno desarrollo democrático de los pueblos del hemisferio, y
  8. Alcanzar una efectiva limitación de armamentos convencionales que permita dedicar el mayor número de recursos al desarrollo económico y social de los Estados miembros.

Por último, hay que señalar que la OEA recientemente ha desarrollado mecanismos diversos para dar seguimiento al cumplimiento de las convenciones interamericanas.

El Comité Interamericano contra el Terrorismo, establecido como entidad de la Organización en 1999, tiene hoy una función fundamental en el apoyo a los Estados en el cumplimiento y aplicación de la Convención Interamericana contra el Terrorismo así como en la asesoría a los Estados en al actualización de sus legislaciones nacionales para su adaptación a las obligaciones convencionales contraídas.