Caracteres esenciales del proyecto de Unión Europea

La UE es un proyecto abierto e inacabado. El hecho de que el Reino Unido no se incorporase desde el principio como país fundador, o el intento frustrado de crear una Comunidad Europea de la Defensa, cuyo tratado fue firmado en París, en mayo de 1952, o el no de los franceses y holandeses en 2005 al Tratado por el que se establecía una constitución para Europa, son ejemplos de que no es tarea fácil.

Tras la segunda guerra mundial, el panorama era desolador, la esperanza de muchos pro-europeístas se concreto de alguna forma el 9 de mayo de 1950, justo cinco años después de la firma de la capitulación de Berlín, cuando el Ministro de Asuntos Exteriores de la República Francesa, Robert Schuman, inspirado por Monnet, lego una Declaración en la sala del reloj del Quai d`Orsay, lanzando un llamamiento a Alemania Occidental y a todos los países europeos que lo desearan para crear una Comunidad Económica Sectorial, con el fin de someter, bajo una única autoridad común, sus respectivas producciones de acero y carbón. La que se once como Declaración Suman.

En 1951, se firmo en París el Tratado de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, por parte de Alemania, Francia, Italia, Países bajos, Bélgica y Luxemburgo.

Posteriormente crean el Informe Spaak el 21 de abril de 1956, proponía crear una unión aduanera y un mercado común de debía desarrollarse en el plazo de doce años, sobre la base de las cuatro libertades (de establecimiento y desplazamiento de las personas, y de circulación de bienes, servicios y capitales) y una comunidad para el desarrollo de la energía atómica.

Reino Unido fue el primero en adherirse, seguido de Irlanda y Dinamarca en 1973; Grecia en segundo lugar en 1981; en 1986 se incorpora España y Portugal. En 1995, la cifra era de 15 Estados Miembros, con la adhesión de Finlandia, Suecia y Austria. Tras la extinción de la URSS, tubo lugar el 1 de mayo de 2001 diez nuevos Estados: Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Chipre y Malta, mas tarde Bulgaria y Rumanía y ya en el 2013 Croacia. En la actualidad 28 Estados miembros.

Una de las mayores crisis fue provocada por Francia, llamada "la crisis de la silla vacía", a la que puso fin el compromiso de Luxemburgo en 1966.

En 1986, el Acta Única Europea revisó los tratados de Roma, para reactivar la integración europea y llevar a cabo la realización de un mercado interior.

El Tratado de la Unión Europea, firmado en Maastricht el 7 de febrero de 1992, marca una nueva etapa en la integración europea. Creo una Unión Europea formada por tres pilares:

  • El pilar comunitario.
  • La política exterior y de seguridad Común.
  • La cooperación policial y la cooperación judicial.

El Tratado de la Unión Europea creo también la ciudadanía europea, con una serie de derechos aparejados como circular y residir libremente en los países de la comunidad, o el derecho de sufragio activo y pasivo de todos los ciudadanos de los países miembros que residan en un Estado miembro diferente al de origen, en las elecciones europeas y municipales.

El Tratado de Ámsterdam de 2 de octubre de 1997 fue para reformar el tratado de Maastricht hacerlo más sencillo y transparente, entro en vigor en 1999, desarrollo derechos civiles de los que se beneficiarían los ciudadanos.

El Consejo Europeo de Colonia de junio de 1999, acordó convocar para el 2000 una conferencia intergubernamental para resolver cuestiones que quedaron pendientes en el tratado de Ámsterdam.

La reforma de las instituciones para adoptarlas a la ampliación de los hasta trece nuevos países, como se acordó en el nuevo consejo de Helsinki en diciembre de 1999, reabriría en la CIG 2000 un debate delicado, sobre tres puntos esenciales:

  1. El tamaño y la composición de la Comisión.
  2. La reponderación de los votos de los Estados miembros en el Consejo y la revisión del umbral de la mayoría cualificada.
  3. Y la posibilidad de ampliar los supuestos de voto por mayoría cualificada en el seno del Consejo, así como las demás modificaciones que requiera el Tratado, en la medida en que afecten a las instituciones en relación con los tres puntos anteriores, y que se deriven de la aplicación del Tratado de Ámsterdam.

Así pues el Tratado de Niza de 2000, tenía como principal objetivo complotar lo que el Tratado de Ámsterdam no pudo lograr, es decir la resolución de dos cuestiones institucionales pendientes:

  1. El tamaño y la composición de la comisión.
  2. La reponderación de los votos de los Estados miembros en el Consejo.

El tratado de Niza concluyó solo en parte, la reforma institucional de la Comisión Europea y del Consejo, preparando a la Unión Europea para la adhesión de nuevos Estados miembros.