Acción del procedimiento cognitorio

En la jurisdicción imperial surge un nuevo modo de plantear reclamaciones judiciales: mediante acciones que se conceden dentro de un procedimiento "extra ordinem" (esto es, fuera de las dos fases del proceso en que consistían los juicios del anterior sistema del "ordo iudiciorum privatorum", donde la tramitación del proceso se hacía a lo largo de dos fases, una la fase "in iure" y otra la fase "apud iudicem"). Este procedimiento "extra ordinem", también llamado procedimiento cognitorio, se tramita, en una sola fase, ante un juez oficial, público, por así decirlo. El procedimiento cognitorio es, como alguno ha dicho, "el medio de reclamar directamente de una autoridad pública la decisión de una contienda".

El objeto del procedimiento cognitorio pueden ser reclamaciones de muy diverso tipo. Un ejemplo es el caso de un testador que instituye heredero al hijo que le había de nacer y que (por si el hijo que le había de nacer muere sin pasar la edad en que dejaría de ser pupilo), nombra como heredero sustituto a un tal Manlio Curio (la famosa "Causa Curiana").