Delitos contra el orden público

Se consideran delitos contra el orden público, junto a los de atentado y terrorismo, los delitos de resistencia, desobediencia, desórdenes públicos y tenencia ilícita de armas, municiones y explosivos así como el delito de sedición.