16.4. La financiación del desarrollo

Paso a referirme de forma separada a la acción de las Naciones Unidas respecto a las inversiones privadas extranjeras, a la canalización de la Ayuda Multilateral a través de las Naciones Unidas y a la Conferencia sobre Financiación y Desarrollo y su seguimiento.

4.1. Fomento de las inversiones privadas extranjeras en los países en desarrollo

Dentro de las fuentes externas de financiación del desarrollo, las estrategias de las Naciones Unidas, han prestado especial atención al Fomento de las inversiones privadas extranjeras en los países en desarrollo, cooperando a crear las condiciones favorables para su rentabilidad y las garantías internacionales precisas para el inversor privado y el país receptor. En este sentido, las resoluciones y medidas adoptadas por las Naciones Unidas con relación a las inversiones privadas se dirigen a:

  • asignar unas funciones mínimas a las inversiones extranjeras de modo que contribuyan a la financiación del desarrollo del país donde operan;
  • establecer un sistema de garantías de las inversiones extranjeras en los países en desarrollo, tales como el establecimiento de seguros a las inversiones, la aceptación por el país receptor del compromiso de respetar la propiedad privada extranjera o la creación de sistemas de arreglo de diferencia jurídicas o de hecho, entre el inversor extranjero y el Estado receptor.

Esta propuesta no fue aceptada.

4.2. Canalización de la ayuda multilateral a través de las Naciones Unidas

Junto a las inversiones privadas extranjeras, la otra fuente de financiación externa del desarrollo de los países subdesarrollados proviene de los fondos suministrados por los Estados o por Entidades públicas o los particulares, bien de forma bilateral o multilateralmente a través de organismos o programas internacionales.

En este ámbito en el que las Naciones Unidas actúan para organizar y canalizar la ayuda multilateral a través de la creación de programas de asistencia encargados de administrar los fondos suministrados por los Estados o por entidades públicas o particulares. Es aquí donde tenemos que situar la asistencia prestada por el PNUB y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial.

Pasamos a un examen más detallado de ambas formas de financiación:

  • Financiación con cargo al presupuesto ordinario de las Naciones Unidas. Nutrido básicamente por las cuotas obligatorias de los Estados miembros; se financian dos tipos de actividades de carácter económico-social: las operacionales y las organizativas.
  • La financiación mediante contribuciones voluntarias de los Estados miembros, cubre la mayor parte de los programas de asistencia de las Naciones Unidas, siendo éste el procedimiento normal de financiación cuando no se ha previsto para ello ninguna asignación presupuestaria. La cooperación económico-social en el marco de las Naciones Unidas se canaliza preferentemente a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
  • Financiación mediante la constitución de fondos especiales: Al margen de las contribuciones aportadas al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, las actividades de las Naciones Unidas para el desarrollo tienden cada vez más a financiarse mediante la constitución de fondos especiales afectados a programas o esferas específicas de cooperación. Entre ellos cabe señalar:
    1. El Fondo de las Naciones Unidas para el desarrollo industrial que tiene por finalidad reforzar la capacidad operacional de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial.
    2. El Fondo común sobre productos básicos fue creado por Convenio, tiene por finalidad la financiación de reservas nacionales e internacionales de productos básicos reguladores del mercado.
    3. Financiación de la ciencia y la tecnología para el desarrollo: Se constituye un "fondo" en calidad de fondo fiduciario dentro del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y se le transfieren todas las funciones y recursos del "sistema". El fondo se nutre de las contribuciones voluntarias de los Estados miembros y de las provenientes de acuerdos concertados con diversas instituciones financieras.

4.3. La Conferencia internacional sobre financiación del desarrollo

Es "un sistema de financiación del desarrollo" capaz de asegurar los recursos económicos necesarios para la realización de los programas de desarrollo adoptados por la Organización.

La novedad del proceso ha consistido en el enfoque integral de la financiación del desarrollo y su planteamiento global en el seno de las Naciones Unidas. Se trata de afrontar la financiación del desarrollo de una forma más amplia e integral capaz de contemplar las distintas dimensiones del desarrollo y de formular propuestas de financiación susceptibles de adecuarse a la diversidad de aspectos, situaciones y problemas que implica el desarrollo de los países subdesarrollados.

Esta Conferencia tuvo lugar en Monterrey del 18 al 22 de marzo del 2002 y constituye el último peldaño del proceso que describimos; y su resultado final más significativo ha sido la adopción por unanimidad del denominado "Consenso de Monterrey". Este documento se estructura en tres partes: en la primera, se expresa la filosofía y los objetivos compartidos por los Jefes de Estado y de Gobierno de los 181 Estados representados en la Conferencia, para hacer frente a los problemas de la financiación del desarrollo; en la segunda parte, se señalan las medidas y compromisos a adoptar; y en la tercera, se establecen los procedimientos y el seguimiento de su aplicación.

Las medidas y compromisos adoptados se refieren a los siguientes seis ámbitos concretos de financiación del desarrollo: la movilización de los recursos financieros nacionales para el desarrollo; la movilización de los recursos internacionales; el comercio internacional; el aumento de la cooperación internacional financiera y técnica; la deuda externa; y el tratamiento de cuestiones sistémicas.

El seguimiento y evaluación de estos compromisos y de las medidas adoptadas, ha sido objeto de informes anuales del Secretario General de Naciones Unidas.

Esta Conferencia aprobó la "Declaración de Doha sobre la financiación para el desarrollo".