15.5. Decenios de las Naciones Unidas para el desarrollo

5.1. Primer decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo (1960-1970)

La Res. 1515 y el primer decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo, suponen el primer intento de planificación global de la cooperación internacional en materia económica y social; planificación que se hace a medio plazo para el período 1960-1970.

El objetivo fundamental del decenio se centró en que "el crecimiento de la economía de las diversas naciones y su progreso social se sostengan por sí mismos".

Las directrices formuladas durante el decenio se refieren fundamentalmente a las modalidades y condiciones de la asistencia técnica, al comercio internacional, a la necesidad de industrialización de los países en desarrollo y a la financiación del mismo. Estas directrices pueden concretarse en los siguientes términos:

  1. La asistencia técnica debe dirigirse preferentemente a las actividades de preinversión, considerando que la formación técnica, la educación y la ayuda previa a las inversiones constituyen un factor importante para el desarrollo de los países subdesarrollados.
  2. El desarrollo económico y social exige el mejoramiento de las condiciones de comercialización, así como la industrialización de economías de subsistencia o que dependan de la exportación de unos pocos productos primarios. Para ello se requiere:
    • El mantenimiento de un comercio internacional libre de restricciones artificiales, para que los países subdesarrollados puedan vender cantidades mayores de sus productos a precios estables; y
    • El aporte cada vez mayor de capitales públicos y privados, en particular por conducto de las organizaciones internacionales.

5.2. Segundo decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo (1970-1980)

El segundo decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo cubre el período comprendido entre 1970 y 1980, y sus objetivos básicos están contenidos en la Res. 1626 Asamblea General de las Naciones Unidas. El segundo decenio fija unos objetivos de crecimiento económico algo más altos que en el decenio anterior, pero las medidas de política a seguir continúan siendo básicamente las mismas, aunque formuladas con mayor precisión. Los objetivos básicos son:

  1. Alcanzar una tasa media de crecimiento de los países en desarrollo considerados en su conjunto de por lo menos el 6%, con la posibilidad de lograr en la segunda mitad del decenio una tasa más elevada que se fijará en base a una evaluación amplia hecha a mediados del período decenal;
  2. Alcanzar una tasa de crecimiento anual de la renta per capita en los países en desarrollo, considerados en su conjunto, del 3,5% durante el decenio, con la posibilidad de acelerarlo durante su segunda mitad a fin de reducir la desigualdad en esos niveles de renta existentes entre los países desarrollados y los países subdesarrollados. En cuanto a las medidas de la política a seguir se centran en el trato preferencial y eliminación de restricciones en el comercio internacional a favor de los países en desarrollo, en la financiación del desarrollo basado en la ayuda exterior y en las inversiones privadas extranjeras, y finalmente extendiendo la cooperación a la creación y fomento de las actividades científicas y tecnológicas que influyen en la expansión y modernización de la economía de los países en desarrollo.

Como novedades importantes de la estrategia del segundo decenio hay que destacar:

  • la incorporación a la misma del desarrollo social en base a la Res. 2543 Asamblea General de las Naciones Unidas, que establece que la Declaración sobre el progreso y el desarrollo social sea tenida en cuenta en la formulación de la estrategia del segundo decenio;
  • la previsión de un sistema para el examen y evaluación periódica de la ejecución de las medidas propuestas; esta evaluación se llevará a cabo a nivel nacional, a nivel regional, a nivel sectorial y a nivel general por la Asamblea General de las Naciones Unidas; se efectuará bienalmente y la segunda evaluación bienal tendrá carácter de un examen de la mitad del período del segundo decenio.

5.3. Tercer decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo (1980-1990)

Se propone una estrategia con el objeto específico de acelerar el desarrollo de los países en desarrollo, fijándose metas.

La formulación de estas metas y objetivos tiene como idea central la concepción de una economía mundial interdependiente, por lo que el logro de los mismos se considera como responsabilidad de todos los gobiernos.

Como novedades significativas de la estrategia para el tercer Decenio hay que destacar:

  • la especial atención a los problemas más urgentes, a la situación de los países menos desarrollados, y a los problemas específicos de los países en desarrollo sin litoral, insulares y más gravemente afectados;
  • la referencia expresa al respeto a los principios relativos a la soberanía e independencia de los Estados, a la prohibición del uso de la fuerza y al arreglo pacífico de controversias, como una cuestión de "importancia capital para el éxito de la estrategia", y
  • la relación que se establece entre desarme y desarrollo , en virtud de la cual la aplicación urgente de medidas de desarme liberaría considerables recursos adicionales para utilizar en el desarrollo económico y social, particularmente en beneficio de los países en desarrollo.

Finalmente la estrategia establece un proceso de evaluación tanto a nivel nacional, como regional y mundial, controlado este último por la Asamblea General de las Naciones Unidas y el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

5.4. Cuarto decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo (1991-2000)

El cuarto decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo se establece en la Res. 45/199 Asamblea General de las Naciones Unidas. Trata de un cambio de orientación de la estrategia de las Naciones Unidas respecto a la cooperación al desarrollo. En este cambio de orientación "es significativo que en la estrategia para el cuarto decenio no se cuantifiquen los objetivos a alcanzar, ni se contemple ningún mecanismo específico para su evaluación y que se establezca entro los aspectos prioritarios del desarrollo la erradicación de la pobreza y del hambre".

El cuarto decenio parte de un compromiso básico: tomar todas las medidas necesarias para prevenir las tendencias negativas del decenio de 1980; y de un presupuesto necesario: la responsabilidad de cada país respecto de su propio desarrollo.

Como novedad en relación a los objetivos, cabe destacar la no cuantificación del crecimiento que se propone alcanzar.

Las políticas y medidas para apoyar y realizar la estrategia alcanzan, como en los decenios anteriores, a todas las esferas de la economía, dedicando una especial atención a la financiación externa del desarrollo y el problema de la deuda externa de los países en desarrollo.

Dentro de estas políticas se establecen dos aspectos prioritarios:

  1. la erradicación de la pobreza y el hambre; y
  2. el desarrollo de los recursos humanos y de las instituciones centrándose particularmente en las esferas de la educación y de los servicios de la salud.

Finalizado este cuarto decenio el Secretario General de Naciones Unidas presentó a la Asamblea General de las Naciones Unidas un proyecto sobre una estrategia de desarrollo para el decenio 2000-2010, este proyecto no llegó a examinarse.

En este contexto, desde el inicio del actual milenio los trabajos de las Naciones Unidas se han orientado en torno a dos grandes ámbitos: la participación de los países en desarrollo en el comercio internacional como medida para la promoción del desarrollo y la financiación del desarrollo; y se ha adoptado como punto de partida un doble presupuesto: que el desarrollo ha de ser sostenible y que los beneficios de la mundialización deben alcanza a todos los países.