16.1. Concepto, naturaleza y fundamento de la litispendencia

Por litispendencia se entiende el conjunto de efectos que produce la admisión de la demanda.

Tales efectos pueden ser materiales (así, la constitución en mora del deudor, la interrupción de la prescripción o la obligación de devengo de intereses legales), procesales, el fundamental de los cuales es la perpetuatio iurisdictionis, en sus dos manifestaciones:

positiva, en la medida en que, de un lado, traba al órgano judicial y le crea la obligación de resolver, con congruencia y a través del procedimiento adecuado, el objeto procesal, el cual queda definitivamente fijado, con prohibición de mutatio libelli, y, de otro, otorga a las partes todo el conjunto de posibilidades, cargas y obligaciones procesales que se derivan del procedimiento incoado;

negativa o imposibilidad de que sobre ese mismo objeto procesal pueda conocer otro órgano jurisdiccional; si así lo hiciera, podrá oponerse en el segundo procedimiento la excepción de litispendencia

El fundamento y naturaleza de la litispendencia descansa, de un lado, en la obligación constitucional de permitir el libre acceso de los ciudadanos a los tribunales que conlleva la obligación constitucional del juez de admitir las demandas, sin que, como regla general, pueda producirse una denegatio actionis (art. 403.1), y de otro, atendiendo a su efecto negativo, la litispendencia participa de la misma naturaleza que la "cosa juzgada", a la que viene a prevenir o garantizar sus futuros efectos.