Videoclase

La organización de la Función Púbica hace referencia a cuatro aspectos estructurales: en primer lugar, una estructura orgánica relativa a los órganos que, en cada Administración, asumen competencias en materia de Función Pública;

en segundo lugar, la estructura objetiva, que incluye no sólo los instrumentos de ordenación de los puestos de trabajo (relaciones de puestos de trabajo o agrupaciones) sino también instrumentos más propios de la gestión del personal; en tercer lugar, estructuras subjetivas de organización del personal (categorías subjetivas o Cuerpos y Escalas); y, en cuarto lugar, estructuras orgánicas de participación del personal para colaborar en la gestión de la Función Pública.

Jesús Ángel Fuentetaja Pastor profesor de Derecho Administrativo, UNED