Otras elasticidades de la demanda

La cantidad demandada de un bien no depende solo del precio de ese bien, sino también de otras variables. La mejor medida de la sensibilidad de la demanda de un bien ante las variaciones del precio de otro bien, es la llamada elasticidad precio cruzada de la demanda, y la mejor medida de la sensibilidad de la demanda ante las variaciones de la renta es la llamada elasticidad renta de la demanda.

3.1.Elasticidad precio cruzada de la demanda

La elasticidad precio cruzada de la demanda (EPCD) entre dos bienes, mide el efecto de la variación del precio de un bien sobre la cantidad demandada del otro. Se calcula como el cociente entre la variación porcentual de la cantidad demandada de un bien y la variación porcentual del otro bien.

 

Cuando dos bienes son sustitutos, como las hamburguesas y los perritos calientes, la elasticidad precio cruzada de la demanda es positiva: un incremento del precio de los perritos, aumenta la demanda de hamburguesa, es decir, provoca que la curva de demanda de hamburguesas se desplace hacia la derecha. Si los bienes son sustitutivos cercanos, la elasticidad precio cruzada de la demanda será positiva y alta; si los bienes no son buenos sustitutos, la elasticidad precio cruzada será positiva y pequeña. Por tanto, cuando la elasticidad precio cruzada de la demanda es positiva, su tamaño indica el grado de sustituibilidad que existe entre los dos bienes.

Cuando dos bienes son complementarios como los perritos calientes y los panecillos para hacerlos, la elasticidad precio cruzada es negativa: un aumento del precio de los perritos calientes disminuye la demanda de los panecillos, es decir, provoca un desplazamiento hacia la izquierda de la curva de demanda de panecillos. Igual que con los bienes sustitutivos, el tamaño de la elasticidad precio cruzada de la demanda entre dos bienes complementarios indica el grado de complementariedad entre ambos bienes: si la elasticidad precio cruzada solo es ligeramente inferior a cero, la relación de complementariedad entre ellos es débil; si es muy negativa, los bienes son muy buenos complementarios.

3.2.La elasticidad renta de la demanda

La elasticidad renta de la demanda (ERD) mide cómo se ve afectada la demanda de un bien por las variaciones de las rentas de los consumidores. Esta elasticidad permite determinar si un bien es un bien normal o un bien inferior, así como medir la intensidad con la que responde la demanda del bien a las variaciones de la renta.

 

La ERD también puede ser positiva o negativa dependiendo de que los bienes sean sustitutivos o complementarios (ver capítulo 3). Estas definiciones están directamente relacionadas con el signo de la elasticidad renta de la demanda:

  • Cuando la elasticidad renta de la demanda es positiva, el bien es normal, es decir la cantidad demandada del bien a cada precio aumentara al aumentar la renta.
  • Cuando la elasticidad renta de la demanda es negativa, el bien es inferior, es decir la cantidad demandada del bien a cada precio disminuye al aumentar la renta.

Los economistas utilizan la ERD de un bien para pronosticar cuáles serán las industrias que crecerán más rápidamente como consecuencia del aumento de la renta de los consumidores a lo largo del tiempo. Para hacer esto, a veces es útil hacer una clasificación más precisa de los bienes normales, distinguiendo entre los que son elásticos respecto a la renta y los que son inelásticos respecto a la renta.

La demanda de un bien es elástica respecto a la renta si la elasticidad renta de la demanda de dicho bien es mayor que 1. Cuando la renta aumenta, la demanda de los bienes elásticos respecto a la renta aumenta más deprisa que la renta. Los bienes de lujo, como por ejemplo las segundas viviendas y los viajes internacionales, tienden a ser elásticos respecto de la renta. La demanda de un bien es inelástica respecto a la renta si su elasticidad renta es positiva pero menor que 1. Cuando la renta aumenta, la demanda de los bienes inelásticos respecto a la renta aumenta, pero más lentamente que la renta. Los bienes necesarios, como los alimentos y la ropa tienden a ser inelásticos respecto a la renta.