Evolución del régimen político franquista

Podemos destacar cuatro etapas:

1.1.Periodo bélico-totalitario: 1936-1942

  • Organización Política.
    • En España entre los años 1936 a 1939 tuvo lugar la guerra civil, que terminó con una estructura de poder concentrada en el general Franco Bahamonde, como Jefe de Gobierno del Estado Español y Generalísimo del Ejército.
    • Con el Decreto de Unificación en 1937 todas las fuerzas políticas que apoyaban la insurrección quedaron integradas en una sola organización, Falange Española Tradicionalista y de las JONS.
    • Las leyes dictadas por el propio jefe de Estado en 1938 y en 1939 reafirmaron la potestad legislativa del mismo. Estas leyes y el Decreto de Unificación, que no tuvieron rango de fundamental, fueron la verdadera Constitución durante cuarenta años.
  • Política social y organización sindical.
    • Se prohibieron las huelgas y los sindicatos obreros, creándose una única organización sindical de obreros y patronos, de afiliación obligatoria, inspirada en los principios de Unidad, Totalidad y Jerarquía.
  • Derechos y libertades.
    • Se negó la libertad de asociación política y sindical y del derecho de huelga, y los órganos de prensa eran políticamente controlados por el Estado.
    • Los rasgos esenciales del régimen político fueron:
      1. El monismo político.
      2. El poder en un Caudillo que se presenta como carismático y que se proclama políticamente irresponsable.
      3. Control de los medios de comunicación.
      4. Buscó el apoyo de la Iglesia cediéndole actuaciones.

1.2.Periodo pro-aliados: 1942-1955

  • Legislación fundamental y creación de instituciones.
    • Sin perder poder absoluto se presentó una cara menos totalitaria del régimen, y destacamos:
      • Ley constitutiva de las Cortes.
        • Las Cortes como órgano colaborador del Caudillo, pero la potestad legislativa continua en la Jefatura del Estado.
      • Fuero de los Españoles.
        • Va a ser como una declaración de derechos pero sin reconocer otros muchos.
      • Ley de Refrendo Nacional.
      • Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado.
        • Fue la respuesta del Caudillo a las pretensiones de D. Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII, que había organizado en torno a sí una corriente de opinión favorable a la restauración monárquica en su persona.
  • El aislamiento internacional y su progresiva superación.
    • A España le fue negada su incorporación a la ONU, y Franco respondió con proclamaciones de catolicismo, de anticomunismo y de la verdad del corporativismo frente a la supuesta decadencia de la democracia y del liberalismo. Al final en 1950 se rompió el bloqueo internacional, se firman pactos económicos y militares con Estados Unidos, a los que se ceden bases militares y se les facilita la entrada en la capital, y en 1955 España ingresa en la ONU.

1.3.Periodo de desarrollo económico e institucional: 1955-1966

  • Crecimiento económico y proceso de desideologización.
    • Aparece un enfrentamiento entre los partidarios de aprovechar la apertura exterior para favorecer un crecimiento económico y quienes seguían defendiendo la autarquía agraria y artesanas, venciendo la primera opción. En España ingresa capital extranjero, se incrementa el turismo y las divisas procedentes de los emigrantes que favorece la industria. El crecimiento económico existe aunque sea desordenado, especulador e inflacionista.
  • Legislación básica de este periodo.
    • Ley de Principios Fundamentales del Movimiento.
      • No es más que una coartada política para la etapa de relativa liberalización que se proponía llevar a cabo el Caudillo.
    • Legislación administrativa.
      • Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa de 1956.
      • Ley del Régimen Jurídico de la Administración del Estado.
      • Ley de Procedimiento Administrativo.
    • Legislación política.
      • Ley de Asociaciones.
      • Ley de Prensa.
    • Ley Orgánica del Estado.

1.4.Crisis del régimen: 1967-1975

El Éxodo rural y el desordenado crecimiento de las ciudades y áreas metropolitanas favoreció el surgimiento de una clase obrera industrial y de servicios que planteaba más problemas de los que el régimen podía resolver, entre otros el sindical. La Iglesia Católica se fue distanciando del aparato estatal.

El Caudillo designa sucesor, como Rey, a D. Juan Carlos de Borbón, y en 1973 por primera vez la Jefatura del Estado y la Presidencia del Gobierno se desdoblan, nombrando Franco para esta última al Almirante Carrero Blanco, el cual fue asesinado seis meses más tarde, y esto precipitó la descomposición del régimen. Además hay que añadir conflictos sociales, huelgas, escándalos financieros, crisis económica y crisis de salud de Franco que murió en 1975.