Proceso en materia de consumo

Los procesos en materia de consumo son los dirigidos a obtener la nulidad de alguna cláusula general de la contratación y/o la cesación de sus efectos, la reparación de los daños y perjuicios soportados por el consumidor como consecuencia de su indebida vigencia y los destinados a satisfacer las pretensiones colectivas resarcitorias.

El proceso para la interposición de pretensiones colectivas resarcitorias se dilucida a través del procedimiento adecuado según la cuantía de su objeto, el cual consiste en una pretensión de condena al empresario a la reparación y pago de los daños ocasionados en los derechos subjetivos o intereses legítimos de un grupo de consumidores que ostentan un interés colectivo o difuso.