Recesión

Una recesión es una caída generalizada de la actividad económica, en la que disminuye el output y el empleo de muchas industrias.

Las recesiones causan gran sufrimiento. El principal efecto de la recesión es que afecta a los trabajadores a encontrar y mantener el empleo. El indicador más utilizado de las condiciones del mercado de trabajo es la tasa de desempleo.

Una tasa de desempleo alta significa que los puestos de trabajo son escasos y una tasa de desempleo baja significa que es fácil encontrar trabajo. La tasa de desempleo sube durante las recesiones y después de ellas, y cae durante las expansiones. La tasa de desempleo creciente de 2008 era una señal de que podía estarse gestando una nueva recesión, y el NBER confirmó más tarde que había empezado una en diciembre del 2007.

Las recesiones empeoran el nivel de vida de las personas. Las recesiones están asociadas generalmente a un aumento del número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, a un aumento de las personas que pierden sus casas porque no pueden hacer frente a los pagos de las hipotecas, y a una disminución del número de personas que tienen cobertura sanitaria.

Las recesiones también son malas para las empresas lo mismo que el empleo y los salarios, los beneficios caen durante las recesiones, dando lugar a que muchas pequeñas empresas fracasen.