4.2. La Organización de las Naciones Unidas (ONU)

2.1. Creación de la ONU

Tras la 2ª Guerra Mundial, se creó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con los fines de preservar la paz, la justicia, promover el progreso social y “reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas”.

La Carta de las Naciones Unidas determina asimismo que la Organización promoverá “el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión, y la efectividad de tales derechos y libertades”.

2.2. Elaboración de la Carta de las Naciones Unidas

En 1946 la ONU aprobó la creación de la Comisión de Derechos Humanos, cuyo trabajo llevó a la elaboración y aprobación de la Carta Internacional de Derechos humanos, que comprende:

  1. La Declaración Universal de Derechos humanos.
  2. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y sus Protocolos Facultativos.

Asimismo, la ONU ha adoptado otros textos de reconocimiento de derechos específicos o tutela de determinadas categorías de personas, como son:

  1. La Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio,
  2. La Convención sobre Derechos Políticos de la Mujer,
  3. La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial,
  4. La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la mujer,
  5. La Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes,
  6. La Convención sobre los Derechos del Niño.

2.3. Nivel de garantías

Surge en 1993 el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para la tutela de los derechos y libertades, ante la ausencia anterior de institución semejante dentro de la ONU, con dependencia directa del Secretario General.

Por otro lado, los diferentes tratados de la ONU (reseñados en el punto anterior) han generado los correspondientes órganos de promoción y tutela de los derechos y libertades, en forma de comités especializados.

Dichos Comités pueden recibir denuncias individuales previa aceptación del Estado de esa concreta competencia, salvo en el caso del Comité contra la Tortura, que posee tal facultad de investigación aún sin reconocimiento de competencia por parte del Estado en cuestión.

Recientemente se han creado los Tribunales Penales Internacionales, en relación con crímenes de guerra (fueron creados sendos tribunales a raíz de los conflictos de Yugoslavia y Ruanda).

2.4. La Corte Internacional de Justicia

La CIJ con sede en La Haya fue instituida por la Carta de Naciones Unidas como órgano judicial de las Naciones Unidas.

Se compone de 15 miembros entre los cuales no puede haber dos que sean del mismo Estado.

Pueden recurrir a la Corte todos los Estados partes en su Estatuto, que incluye a todos los miembros de las NNUU.

Solo los Estados pueden ser parte en los casos que se sometan a la Corte pues se configura como una instancia de protección de los derechos a nivel de los Estados miembros.

Bases conforme a las cuales decide sobre las controversias:

  1. Convenciones internacionales que establecen reglas expresamente reconocidas por los Estados litigantes.
  2. La costumbre internacional aceptada como derecho.
  3. Los principios generales del derecho reconocidos por las naciones.
  4. Las decisiones judiciales y la doctrina de los juristas más competentes.