21.7. Sistema presidencialista

Tiene dos centros de impulsión política de igual o similar legitimidad electoral: El Presidente y el Parlamento, lo cual avala igualdad de poderes, aunque la Constitución de Estados Unidos se inclinó por una separación neta de ambos. El poder ejecutivo corresponde al Presidente, no al Gobierno. En realidad, no existe Gobierno sino secretarios del Presidente. El Presidente designa a los secretarios entre personas no pertenecientes a las Cámaras. La separación de poderes, sin embargo, no es tan radical que no haya relación alguna entre ellos:

  • El Presidente no tiene iniciativa legislativa.

  • El Congreso puede conferir una delegación legislativa al Presidente.

  • El Presidente tiene derecho de veto sobre las leyes aprobadas por el Congreso, que éste no puede superar sino con una mayoría de dos tercios, realmente difícil de alcanzar.

  • El Senado ha de aprobar el nombramiento presidencial de los altos cargos públicos.

  • El Senado tiene asimismo importantes facultades en política internacional.

  • El Presidente no puede disolver el Congreso, ni una de sus Cámaras, y éstas no pueden exigir responsabilidad política a aquél ni a los secretarios.

  • Es frecuente que el Presidente y la mayoría parlamentaria sean de diferente partido, e incluso que difieran los de una y otra Cámara.

  • La separación de poderes ha dado paso a la colaboración entre ellos.