16.2. Institucionalización de la cooperación internacional para el desarrollo

Estos Organismos tienen como tarea la puesta en práctica de las tres lineas básicas que hasta ahora caracterizan la estrategia de las Naciones Unidas para el desarrollo: la canalización de la ayuda hacia actividades de preinversión, la cooperación a fin de corregir los efectos perjudiciales que el comercio internacional provoca en la economía de los países en desarrollo, y la promoción en los países en desarrollo de industrias de exportación y de sustitución de importaciones.

2.1. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Este programa fue creado por la Res. 2029 Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la fusión de dos organismos existentes con anterioridad que eran el Fondo especial y el Programa ampliado de asistencia técnica. El objetivo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo es servir de cauce para el suministro de asistencia técnica de modo sistemático a aquellos sectores que considera preferente para el desarrollo de los países subdesarrollados. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo sólo presta ayuda a los Gobiernos que lo solicitan y previa presentación de un proyecto que deberá ser aprobado por los órganos competentes del Programa.

Para el desempeño de su función este Organismo está integrado por el Consejo de Administración, la Junta Consultiva Mixta y el Administrador.

Aunque el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo es el encargado de la aprobación y supervisión de todas las actividades comprendidas en el Programa, la ejecución concreta de los proyectos suele encomendarse a otros órganos del sistema de las Naciones Unidas.

Entre las actividades directamente ejecutadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo sobresale la publicación anual del Informe sobre Desarrollo Humano.

Actualmente el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo está presente en 166 países y, mediante esta red mundial, trata de coordinar los esfuerzos internacionales y nacionales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

2.2. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo

A) Antecedentes

En 1962 tiene lugar dos declaraciones importantes de los países en desarrollo relativas al comercio internacional. La primera de ella, la Carta de El Cairo y el segundo documento es una declaración conjunta de los países en vías de desarrollo presentada a la Asamblea General de las Naciones Unidas. En base a estas consideraciones expresan su postura ante la convocatoria de una Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, señalando cuáles han de ser las bases para que tal Conferencia "pueda llegar a un acuerdo fundamental sobre la nueva política internacional de comercio y desarrollo".

Ambos documentos fueron tenidos en cuenta.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo se convocó como medida necesaria para conseguir los objetivos del primer Decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo.

B) Evolución

Desde su primera reunión la Conferencia ha experimentado algunos cambios significativos en su orientación y prioridades.

La Declaración tiene como presupuesto básico la afirmación de que el proceso de mundialización ofrece oportunidades y perspectivas de desarrollo a los países que se benefician de ella, pero reconoce también que la misma conlleva el peligro de marginación de los países mas pobres y para los grupos más vulnerables del mundo.

El Plan de Acción, se estructura en torno a dos ejes básicos: el primero, titulado "Las estrategias de desarrollo en un mundo cada vez más interdependiente, basadas en la aplicación de las lecciones de la experiencia para hacer la mundialización un instrumento eficaz para el desarrollo de todos los países y de todas las personas"; y el segundo, referido a la necesidad de potenciar el papel de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo como centro de coordinación de las Naciones Unidas para el tratamiento integral del comercio y el desarrollo, y las cuestiones interrelacionadas en los sectores de la financiación, la tecnología, las inversiones y el desarrollo sostenible, en un proceso creciente de mundialización.

C) Estructura orgánica y funciones

La Junta de Comercio y Desarrollo está abierta a la participación de todos los Estados miembros de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, se reúne una vez al año y puede además celebrar reuniones ejecutivas. Su función fundamental es la de suplir a la Conferencia en los períodos de tiempo en que ésta no está reunida.

Las reformas introducidas en estos últimos años no sólo afectan al aspecto estructural de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, sino también a su eje programático.

También se han establecido una serie de cuestiones intersectoriales que se integran en todos los aspectos de los trabajos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, entre ellas el desarrollo sostenible, la reducción de la pobreza, la promoción del papel de la mujer y la cooperación económica entre países en desarrollo.

Junto a las Comisiones permanentes cabe destacar, por su importancia, el Comité asesor sobre asuntos relativos a los acuerdos de productos básicos, el Comité especial de preferencias; el Grupo de expertos en materia de prácticas restrictivas; la Comisión de inversiones y empresas transnacionales; la Comisión de ciencia y tecnología, dependiente del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas; y el Grupo de Trabajo Intergubernamental de Expertos en Normas Internacionales de Contabilidad y de Presentación de Informes.