15.7. Los objetivos de desarrollo del milenio

Ante las dificultades para llevar a la práctica la ambiciosa reivindicación de un nuevo orden económico internacional y en el nuevo contexto político y económico de los años noventa, las Naciones Unidas tendieron a reorientar sus parámetros para la cooperación al desarrollo, arrinconando las propuestas más rupturistas o controvertidas del nuevo orden económico internacional.

Esta orientación se ha plasmado, especialmente, en los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que fueron establecidos por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante su ya citada "Declaración del Milenio" aprobada por la Res. 55/2 y que actualmente constituyen, el principal referente en la estrategia de las Naciones Unidas para el desarrollo.

7.1. Formulación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

La "Declaración del Milenio", tras subrayar la necesidad de conseguir que el actual proceso de mundialización económica redunde en beneficio de todos los países y contribuya efectivamente a la erradicación de la pobreza, fijó una serie de objetivos y metas de desarrollo. Según dicha sistematización, que contribuye a centrar el establecimiento de prioridades internacionales y a comunicarlas claramente, los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio son los siguientes:

  1. El Objetivo 1 se refiere a "Erradicar la pobreza extrema y el hambre" e incluye las metas de: reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas con ingresos inferiores a 1 dólar por día; lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos, incluidos las mujeres y los jóvenes; reducir a la mitad el porcentaje de personas que padecen hambre.
  2. El Objetivo 2 se propone "Lograr la enseñanza primaria universal", fijándose como meta asegurar que, en 2015, los niños y la niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria, que se puede verificar a través de diversos indicadores como la tasa neta de matriculación y la tasa de alfabetización de las personas entre los quince y los veinticuatro años.
  3. El Objetivo 3 contempla "Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer", tratando de eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el años 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de 2015.
  4. El Objetivo 4 procura "Reducir la mortalidad de los niños menores de cinco años" y se concreta en la meta de reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de niños menores de cinco años.
  5. El Objetivo 5 consiste en "Mejorar la salud materna"y prevé como metas: reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna; y lograr, para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva.
  6. El Objetivo 6 se centra en "Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades", fijando las metas de:haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/SIDA en 2015; lograr, para 2010, el acceso universal al tratamiento del VIH/SIDA de todas las personas que lo necesiten; y haber detenido y comenzado a reducir, en 2015, la incidencia de la malaria y otras enfermedades graves.
  7. El Objetivo 7 está vinculado a "Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente" y comprende las metas de : incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales y reducir la pérdida de recursos del medio ambiente; haber reducido y haber ralentizado considerablemente la pérdida de diversidad biológica en 2010: reducir a la mitad, para 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento; y haber mejorado considerablemente, en 2020, la vida de al menos 100 millones de habitantes de barrios marginales.
  8. Por último, el amplio Objetivo 8 contempla "Fomentar una alianza mundial para el desarrollo" incluyendo las metas de: desarrollar aún más un sistema comercial y financiero abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio; atender a las necesidades especiales de los países menos adelantados, comprendiendo el acceso sin aranceles ni cupos de las exportaciones de los países menos adelantados; el programa mejorado de alivio de la deuda de los países pobres muy endeudados; atender las necesidades especiales de los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo; encarar de manera integral los problemas de la deuda de los países en desarrollo con medidas nacionales e internacionales para que la deuda sea sostenible a largo plazo; en cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a precios asequibles: en cooperación con el sector privado, dar acceso a los beneficios de las nuevas tecnologías, especialmente las de la información y las comunicaciones.

7.2. Las recientes crisis mundiales y sus efectos para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio

A lo largo de los primeros años 2000 se observan ciertos progresos destacados. Sin embargo, en estos últimos años se han venido sucediendo una serie de crisis de alcance mundial que han empeorado las perspectivas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Las reacciones internacionales a esta última crisis han tenido lugar preferentemente en las llamadas reuniones del G-20. Este tema fue abordado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la crisis financiera y económica mundial y sus efectos sobre el desarrollo. Mediante su Res. 63/303, la Asamblea General de las Naciones Unidas hizo suyo el documento final de la Conferencia.

En dicho documento se observa que los países en desarrollo "no causaron la crisis económica y financiera mundial", pero de todas formas "se ven afectados gravemente por ella" y los Objetivos de Desarrollo del Milenio se ven amenazados, sobre todo en los países menos adelantados, al producirse una reducción de sus exportaciones, de las inversiones extranjeras directas, de la ayuda oficial al desarrollo, de las remesas de emigrantes... Se insiste, por ello, en la necesidad de "prestar apoyo suficiente a los países en desarrollo para que puedan afrontar los efectos humanos y sociales de la crisis a fin de preservar y consolidar los beneficios económicos y de desarrollo que tanto les ha costado conseguir, incluidos los progresos alcanzados en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio".

En este complejo contexto, el Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki-Moon ha pedido a los líderes mundiales que asistan a una reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2010 para impulsar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Para la preparación de esta "Cumbre", el Secretario General de Naciones Unidas presentó el informe titulado "Para cumplir la promesa: un examen orientado al futuro para promover un programa de acción convenido a fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015".

El Secretario General de Naciones Unidas subraya que "la Declaración del Milenio es la promesa colectiva más importante que se ha hecho hasta ahora a los grupos más vulnerables del mundo" y dedica la cuarta y última sección de su informe a proponer un "programa de acción", recomendando medidas específicas y exhortando a todos los interesados a que adopten un nuevo pacto para acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio en los próximos años.