3.10. Los Tratados europeos

Los Tratados se sitúan en la cima de la jerarquía del ordenamiento jurídico europeo.

En los Tratados constitutivos se pueden distinguir cuatro tipos de disposiciones:

  1. El preámbulo y los primeros artículos de los Tratados que establecen los objetivos y los medios para lograrlos.
  2. Las disposiciones que crean las instituciones UE y que establecen el sistema normativo de la misma.
  3. Las disposiciones materiales, en las que los Tratados regulan directamente determinadas materias.
  4. Las disposiciones finales, que regulan diversas cuestiones, como su ámbito espacial y temporal, el procedimiento de revisión, etc.

Las reglas de los Tratados europeos se sitúan en el primer lugar de la jerarquía de fuentes y prevalecen respecto a todas las demás fuentes de la Unión Europea, ya que los Tratados fundacionales constituyen el fundamento y los límites de esas otras fuentes.