16.2. El debate sobre la necesidad de elaborar doctrinalmente una fundamentación de los derechos humanos

2.1. Planteamiento general

Los derechos humanos tienen hoy una total aceptación y disfrutan de un universal reconocimiento, y primacía respecto de cualesquiera otras facultades o derechos, estando patentes en las Constituciones de todos los países.

Pero, estos derechos ¿en qué se apoyan, de dónde brotan, cuál es su fuente?

Respecto de estos derechos lo importante no es justificarlos sino esforzarse por que se den las condiciones necesarias para su efectividad.

La lucha por la realización de las exigencias de la Justicia en la organización social sigue siendo aún hoy una buena causa ética y política y sigue siendo la gran puerta que la vida jurídica diaria deja abierta a la esperanza de que sean plenamente reconocidos la dignidad de la persona humana y los derechos fundamentales que de ella dimanan.

2.2. Las posturas que niegan la necesidad e incluso la posibilidad de la fundamentación racional

Ante la pregunta por la fundamentación racional de los derechos humanos, algunos estudiosos han llegado a la conclusión de que es radicalmente imposible encontrar una respuesta que tenga validez absoluta y que, en consecuencia, sea generalmente aceptada. Por tanto lo procedente es centrar el esfuerzo en clarificar las diversas justificaciones que proporcionan la historia y la propia realidad sociológica actual.

Ésta es la actitud de N. Bobbio, para este autor, es inútil buscar un fundamento absoluto a los derechos humanos: "hoy el problema del fundamento de los derechos del hombre ha tenido su solución en la Declaración Universal de los Derechos Humanos aprobada por la asamblea de las Naciones Unidas de 1948". La doctrina de este autor gravita sobre dos puntos: el de la imposibilidad de encontrar respuestas o soluciones teóricas dotadas de validez absoluta y el de que el fundamento definitivo se encuentra en el reconocimiento legal llevado a cabo por las Naciones Unidas a través de la Declaración Universal. Ahora bien, ambos puntos carecen de solidez.