La protección de datos y el tratamiento que se puedan dar a los datos personales es cada vez más importante e imprescindible para poder salvaguardar nuestro legitimo interés de privacidad.

Internet es un mundo sin olvido con fácil acceso a todo tipo de información, no existen fronteras ni limitaciones y no hay una regulación general. El derecho al olvido es el ejercicio de los derechos de cancelación y oposición, el derecho a limitar la difusión universal e indiscriminada de datos personales en los buscadores cuando la información es obsoleta o ya no tiene relevancia ni interés público.