Delito en producto de alimentación

Las actividades delictivas respecto de los productos alimentarios recogidas en el Capítulo III del Título XVII pueden agruparse en:

  1. Producción y tráfico ilícito de alimentos, productos y bebidas nocivos para la salud realizados por productores, distribuidores o comerciantes, art. 363 CP.
  2. Adulteración de alimentos, sustancias y bebidas, art. 364.1 CP.
  3. Manipulación de carnes y productos animales, art. 364.2 CP.
  4. Envenenamiento o adulteración de aguas potables o sustancias alimenticias, art. 365 CP.

5.1.Conductas delictivas

Las actividades de fraude alimentario están tipificadas en los arts. 363 a 365 CP. Son tipos de peligro general concreto para la salud de las personas, salvo el contemplado en el art. 364.2.4 CP que es de peligro abstracto. El bien jurídico protegido es la salud pública como conjunto de condiciones positivas y negativas que garantizan la salud de los integrantes de una comunidad de consumidores de productos alimentarios.

A)Producción y tráfico ilícito de alimentos, productos y bebidas nocivos para la salud

El art. 363 CP se configura como un delito especial en el que el autor debe ostentar la cualidad de productor, distribuidor o comerciante, ya sea persona física o jurídica. Sujetos pasivos son los potenciales consumidores.

Se tipifican las conductas delictivas siguientes:

Ofrecer en el mercado productos alimentarios con omisión o alteración de los requisitos establecidos en las leyes o reglamentos sobre caducidad o composición. La conducta típica consiste en poner en el mercado, a disposición de los consumidores, productos en cuyo etiquetaje se hayan omitido o falseado los datos de composición o caducidad, siempre que la omisión o falsedad constituya un peligro para la salud humana.

Fabricar o vender bebidas o comestibles nocivos para la salud destinados al consumo público. La nocividad de la bebida o el alimente puede ser absoluta para cualquier tipo de consumidor o restringida a un grupo de determinadas características: "Tendrá la consideración de nocivo todo alimento:

  1. cuando utilizado con criterio de normal prudencia y conforme a las prescripciones de su preparación y empleo o en cualquier forma que se ajuste a prácticas de elemental previsión, produzca efectos perjudiciales en el consumidor;
  2. cuando aún no siendo perjudicial a su inmediato consumo se puede prever que su ingestión repetida entraña peligro para la salud, sin que ello se deba a uso inmoderado o inoportuno, o a consumo irreflexivo del mismo;
  3. cuando su contenido en microorganismos o materias extrañas sea superior a los límites permitidos para las diferentes clases de alimentos;
  4. cuando aún no siendo nocivo para el consumidor medio, lo es o pueda serlo para un grupo determinado de consumidores al que va específicamente destinado".

Traficar con géneros corrompidos. Está corrompido el alimento contaminado que contiene gérmenes patógenos, sustancias químicas o radiactivas, toxinas o parásitos capaces de producir o transmitir enfermedades al hombre o a los animales, no siendo obstáculo a tal consideración la circunstancia de que la ingestión de tales alimentos no provoque trastornos orgánicos en quienes los hubieran consumido. Corrupción equivale a descomposición, putrefacción, adulteración o alteración producida por causas naturales o factores de índole artificial.

La conducta de traficar es más amplia que la de vender o comprar pues incluye la donación o la permuta. El delito se consuma con la simple posesión del productos en mal estado con la intención de venta a terceras personas.

Elaborar productos cuyo uso no se halle autorizado y sea perjudicial para la salud o comerciar con ellos. Las conductas típicas consisten en elaborar cualquier producto cuyo uso no esté autorizado y sea perjudicial para la salud de las personas o en comerciar con él.

Ocultar o sustraer efectos destinados a ser inutilizados o desinfectados, para comerciar con ellos. La ocultación o sustracción de los productos nocivos debe tener la finalidad de comerciar con ellos, es decir ponerlos a disposición de potenciales consumidores.

B)Adulteración de alimentos, sustancias y bebidas

Será responsable criminalmente quien "adultere con aditivos u otros agentes no autorizados, susceptibles de causar daños a la salud de las personas, los alimentos, sustancias o bebidas destinadas al comercio alimentario"

Es un delito común. El sujeto pasivo es el conjunto de los potenciales consumidores.

C)Manipulación de carnes y productos animales

Las conductas ilícitas previstas en el art. 364.2 CP coinciden con infracciones administrativas por que sólo serán aplicables los tipos penales cuando se ponga en peligro la salud pública, incluso cuando se trata de un grupo de personas con determinadas características.

El art. 364.2 contempla cuatro formas delictivas, de mera actividad, con el fin de garantizar la salubridad de las carnes y sus productos derivados para el consumo humano. La salud humana está tutelada desde que se administra a los animales las sustancias peligrosas, pasando por la etapa de sacrificio y terminando en el despacho de sus carnes o productos.

Son tipos delictivos comunes por lo que el sujeto activo puede ser cualquier persona, salvo en el subtipo especial que requiere que el autor sea el propietario o el responsable de producción de una fábrica de productos alimenticios.

Administrar a los animales cuyas carnes o productos se destinen al consumo humano sustancias no permitidas que generen riesgo para la salud de las personas o en dosis superiores o para fines distintos a los autorizados. La conducta delictiva consiste en hacer ingerir o administrar de otra forma a los animales destinados al consumo humano sustancias que generen un riesgo para la salud de las personas.

El objeto material de este delito está constituido por cualquier sustancia que resulte peligrosa por sí misma.

Las sustancias no permitidas son las no autorizadas en general por la Administración.

Estamos ante un delito de peligro general concreto para la salud humana o de peligro hipotético.

Sacrificar animales de abasto o destinar sus productos al consumo humano, sabiendo que se les ha suministrado las sustancias enumeradas en el número anterior. Animales de abasto son los destinados a víveres de consumo humano.

Quien sacrifica ilegalmente los animales o destina sus productos al consumo humano debe tener conocimiento de que él mismo u otra persona administró a los animales sustancias peligrosas para la salud humana sin observar las cautelas necesarias para el sacrificio.

Sacrificar animales de abasto a los que se hayan aplicado tratamientos terapéuticos mediante sustancias de las referidas en el apartado 1. El objeto material son animales a los que se les ha suministrado medicamentos o sustancias medicamentosas que pueden ser peligrosos para la salud de los potenciales consumidores, bien por producir una reacción nociva bien por inmunizar al organismo humano contra los efectos beneficiosos de los medicamentos.

Despachar al consumo público las carnes o productos de los animales sin respetar los períodos de espera en su caso reglamentariamente previstos. Despachar al consumo público implica que los productos se ponen a disposición de los consumidores por lo que éstos tienen posibilidad de entrar en contacto con aquellos. Para evitar la ingesta, peligrosa para la salud humana, de residuos de productos zoosanitarios o de elementos de utilización terapéutica veterinaria a través del consumo de productos de animales se exige un periodo de espera con el fin de que el organismo del animal las elimine.

D)Envenenamiento o adulteración de aguas potables o sustancias alimenticias

Se castiga al que "envenenare o adulterare con sustancias infecciosas u otras que puedan ser gravemente nocivas para la salud, las aguas potables o las sustancias alimenticias destinadas al uso público o al consumo de una colectividad de personas".

Es un delito de peligro general. Está tipificado como un delito común por lo que el sujeto activo puede ser cualquiera.

Las conductas delictivas, envenenar o adulterar, deben incidir sobre aguas potables o sustancias alimenticias destinadas al uso público o al consumo de una colectividad de personas.

Envenenar supone incorporar una sustancia muy tóxica en cantidad suficiente para provocar una grave alteración en la salud como son las enfermedades agudas o crónicas o la muerte.