20.4. Relación entre ley y reglamento

4.1. Monismo y dualismo

El monismo es de tradición francesa revolucionaria, y el dualismo presente es todo el liberalismo europeo deciminínico.

El monismo se considera del Parlamento, como órgano supremo del Estado, representa la voluntad general. Es el Parlamento el único que puede expresar esta voluntad y la expresa mediante la ley.

El dualismo defendía la existencia de una legitimidad monárquica paralela a la parlamentaria.

En este sistema hay reserva de ley, fuera de la cual el Poder Ejecutivo actúa libremente.

4.2. Planteamiento en la democracia de partidos

En la actualidad hay una pluralidad de sistemas democráticos de relaciones entre la ley y el reglamento, debido a que el Ejecutivo no tiene poder autocrático del monarca y ha pasado a ser ejercido por un Gobierno que tiene legitimidad democrática indirecta, a través del Parlamento. La unificación y homogeneización políticas de Parlamento y Gobierno en las democracias de partidos no anula las diferencias entre ley y reglamento. La diferencia fundamental está en el procedimiento de su creación: pluralista, participado, deliberante, contradictorio y público el procedimiento legiferante, luego puede decirse todo lo contrario del proceso de elaboración de los reglamentos.