2.2. Los principales sistemas normativos de las sociedades actuales: Derecho, Moral y Usos Sociales

Las variadas normas que regularizan el comportamiento personal y social de los individuos se consideran adscritas a unos códigos normativos que se consideran dotados de unos caracteres diferenciales.

La progresiva diversificación de las actividades, por un lado, y el acelerado proceso de especialización de las agrupaciones humanas que se integran en la sociedad total, por otro, han desembocado en una multiplicidad de códigos normativos.

Otros factores también han impulsado el proceso de diferenciación de las normas: los cambios producidos en el universo axiológico del grupo, la aparición de nuevos problemas, necesidades y aspiraciones en la organización de la convivencia o la incidencia de los múltiples conflictos, junto con la experiencia de sus diferentes soluciones.

Ahora bien, entre los variados códigos de normas de conducta han destacado siempre, tanto por la importancia que se le ha atribuido como por el vigor que han alcanzado y por el nivel de institucionalización que han conseguido, estos tres: la Moral, el Derecho y los Usos Sociales. Ellos son los códigos que de manera más constante han actuado siempre en el seno de todos los grupos sociales. Y han sido también, por tanto, los principales agentes de control y organización de la vida social.